PREGUNTAS A SAI SUTIL – Recargando las baterías espirituales a través del Satsang

      Comentarios desactivados en PREGUNTAS A SAI SUTIL – Recargando las baterías espirituales a través del Satsang

PREGUNTAS A SAI SUTIL – Recargando las baterías espirituales a través del Satsang

“Cuando tu batería espiritual está baja, tú y Dios no pueden comunicarse”

Sairam,

En un satsang celebrado en la divina presencia en California, EE. UU., el 16 de junio de 2016; alguien buscando una guía para evitar las malas compañías, esto es lo que dijo Swami:

Pregunta: Nací y crecí, vivo y trabajo en la ciudad de Nueva York. Siempre he sentido su impacto en todo y en todos. Después de regresar de las celebraciones de tu cumpleaños en Muddenahalli, esto aumentó diez veces; todas las tentaciones se hicieron aún más fuertes. Rezo todos los días y trato de hacer servicio todos los días. ¿Podrías aconsejarme sobre algún mantra o algo para continuar junto con mis oraciones? Sé que evitar las malas compañías es lo principal, pero en una gran ciudad como Manhattan me bombardean donde quiera que vaya, en la escuela, en el trabajo, en todas partes.

Swami: Cuando no llueve, no te mojas, pero si caminas bajo la lluvia, te empaparás. Entonces, ¿Qué haces? Llevas un paraguas, de modo que, aunque la lluvia caiga en todas partes, no te moje. Cualquiera sea el país en el que te encuentres, sea cual sea la compañía con la que te encuentres, ya que no puedes evitarlos por las razones que dices, como el trabajo, la familia o los amigos, lo mínimo que puedes hacer es llevar un paraguas para que no te mojes. ¿Cuál es el paraguas? Es el recuerdo constante de Dios. Ahora, Tigrett ha dado un mantra: “Soy divino, soy Dios”. Mantén ese mantra contigo todo el tiempo. Sigue repitiéndote a ti mismo, “Yo soy Dios”, y piensa: “Si soy Dios si soy divino, ¿puedo comportarme así? ¿Puedo hablar así? ¿Puedo pensar así? ¿Se adapta a mi naturaleza real? ¿Es digno de mi parte ser así?”

 

Sigue preguntándote a ti mismo, de esa manera. Inicialmente, podrias caer una o dos veces pero, lentamente, aumentará tu fuerza. Cuando aprendes a andar en bicicleta, al principio, puede que te resulte muy difícil lograr el equilibrio, pero, ¿qué ocurre al final? Lo haces muy bien. A través de la práctica, desarrollas tanta habilidad que, sin darte cuenta, la bicicleta permanece balanceada. Se desliza en equilibrio, incluso si no le estás prestando atención. Es similar a la idea de que eres divino. ¿Puede una persona divina comportarse así? ¿Puede él hablar así? ¿Puede caminar así? Sigue preguntándote a ti mismo y, un día, se convertirá en una parte de tu vida que, donde sea que vayas, hagas lo que hagas, constantemente, el mantra continuará y el proceso de pensamiento te guiará y protegerá contra todos los males.

 

Es una cuestión de tiempo. Nadie crece alto en un solo día; crecen lentamente De la misma manera, aprendiste a hablar despacio, aprendiste a caminar despacio, aprendiste a cantar despacio; todo lo que has aprendido ha tomado tiempo y práctica. Puedes desarrollar tu nueva habilidad de la misma manera. Sin embargo, asistir a satsang de vez en cuando e ir a un ashram es algo bueno, porque te ayuda a recargar tus baterías. Todos llevan teléfonos y si la batería se termina, tu teléfono se apaga. Del mismo modo, cuando tu batería espiritual es baja, tu y Dios no pueden comunicarse entre sí, pero cuando la cargas en un satsang, el teléfono estará encendido y, cuando quieras, puedes hablar con Dios. Por lo tanto, debes continuar recargándote con ‘satsangs’ personales, donde sea que estés – si no hay más, lleva un buen libro contigo; cada vez que tu mente se perturbe, abre el libro y lee un capítulo; te dará paz.

 

Fuente: MDH Sai Vrinda

Nota: Esta es una traducción provisoria realizada por devotos voluntarios, como servicio de difusión. Las traducciones oficiales son efectuadas a su debido tiempo por la editorial Premamruta Prakashana, de Muddenahalli.

 

Related image